Último vídeo de NATURALEZA


>> Más videos sobre Naturaleza
Portada Ciencia Paleontología Hubo dinosaurios que sobrevivieron a la extinción masiva
Paleontología
Hubo dinosaurios que sobrevivieron a la extinción masiva
( 22 Votos )
19.02.10 - JOSÉ MANUEL NIEVES

Descubren evidencias de ejemplares que murieron medio millón de años más tarde de la caída del asteroide que acabó con su reinado

Hubo dinosaurios que sobrevivieron a la extinción masiva

Recreación digital de dos hadrosaurios efectuada por el Grupo Aragosaurus de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Zaragoza. :: carmelo gómez

La extinción en masa de hace 65 millones de años no acabó con todos los dinosaurios y algunos lograron sobrevivir medio millón de años más, según un geocronólogo estadounidense.

Un asteroide de diez km de diámetro chocó contra nuestro mundo, en lo que hoy es Yucatán, provocando uno de los peores episodios de extinción de todos los tiempos. Más del 70% de las especies que poblaban entonces la Tierra (tanto marinas como terrestres) desaparecieron por completo, casi de repente. Entre ellas los dinosaurios, que terminaron así, de golpe, un reinado de más de 200 millones de años.

Sin embargo, James Fassett halló en las areniscas de Ojo Álamo, en la cuenca de San Juan, en EE UU, fósiles posteriores a la extinción en masa, que indican que los dinosaurios vivieron en esa zona remota de Nuevo Mexico y Colorado hasta medio millón de años más.

El científico ha declarado que ignora por qué finalmente desaparecieron estos saurios, aunque al ser los descendientes de unos pocos supervivientes posiblemente su diversidad genética era escasa, lo que les hizo más susceptibles a la enfermedad.

La investigación se centró en análisis químicos detallados de los huesos y la edad de las rocas donde fueron descubiertos los fósiles. Los datos palinológicos (el estudio de los fósiles de polen y esporas) indican que la totalidad de las areniscas «Ojo Álamo», incluida la parte inferior donde fueron hallados los dinosaurios, datan del Paleoceno, el periodo inmediatamente posterior a la extinción del final del Cretácico, conocido como límite K/T (Cretácico-Terciario).

La gran dificultad con esta hipótesis es descartar la posibilidad de que los huesos descubiertos fueran removidos por un río de los estratos más profundos de la época del Cretáceo e incorporados a rocas más jóvenes, según el autor del estudio. Aunque ésta no es la manera usual en la que se forman fósiles de este tipo, ha servido para explicar el hallazgo de otros huesos de dinosaurio posteriores a la extinción.

Fassett explicó que hay restos de dinosaurios del Paleoceno encontrados en Francia y en Montana (EE UU), aunque eran cáscaras de huevos o dientes y no huesos intactos como los de Ojo Álamo.

Entre los fósiles de las areniscas figuran 34 huesos de hadrosaurio unidos, que sin duda pertenecen a un mismo animal y hacen imposible que fueran arrastrados por un río, que los hubiera dispersado, señala el geocronólogo. Fassett comprobó además que las rocas donde estaban los fósiles son más recientes que el límite K/T, al analizar su polaridad magnética y los granos de polen que contienen.

Las concentraciones de elementos de metales raros en los fósiles de Ojo Álamo y en los hallados en las rocas del Cretácico, a mayor profundidad, son claramente distintos, lo que «hace muy improbable que los huesos fueran exhumados de los sedimentos inferiores», señala.

Pero los mamíferos sí

Las conclusiones de Fassett son controvertidas y muchos paleontólogos se muestran escépticos. Fassett recuerda que los terópodos voladores (pájaros) y los cocodrilos sobrevivieron a la gran extinción, por lo que no es tan descabellada la idea de que hubiera algunas bolsas de supervivientes de especies no avianas de dinosaurio. «Pero encontrar pruebas concluyentes cuando la escena del crimen tiene 65 millones de años es difícil», apunta.

Los mamíferos sí lograron sobrevivir a la catástrofe y heredaron un mundo nuevo y libre del dominio de los lagartos gigantes. ¿Cómo lo consiguieron? Imaginemos un dinosaurio. Es grande, amenazador y su sóla presencia debía bastar para sembrar el pánico entre las pequeñas criaturas terrestres que compartían el mundo con él. Sin embargo, a pesar de su tamaño, los dinosaurios no lograron sobrevivir al impacto y sus terribles consecuencias. Algo que sin embargo sí que consiguieron sus insignificantes vecinos.

«Ellos eran mejores a la hora de escapar del calor», asegura Russ Graham, investigador de ciencias de la Tierra en la Penn State University. «Una gran cantidad de calor liberado por el impacto del meteorito fue la causa principal de la extinción del KT». Las madrigueras subterráneas y los entornos acuáticos donde los primeros mamíferos se ocultaban de los dinosauriosconsiguieron protegerles del breve, pero drástico, aumento de las temperaturas. Algo que sus enormes vecinos no pudieron hacer. Un gran número de ellos murió quemado en las primeras horas que siguieron a la caída del meteorito.

Tras varios días, la temperatura descendió hasta niveles compatibles con la vida, y los mamíferos pudieron empezar a salir de sus madrigueras, para encontrarse con un mundo devastado pero del que aún era posible obtener alimento.

«Los grandes dinosaurios se encontraron con que literalmente no tenían nada qué comer -asegura Graham- ya que la mayor parte de la vegetación superficial también quedó destruída». Y a medida que los herbívoros supervivientes fueron desapareciendo, también lo hizo el principal sustento de los grandes carnívoros.

Los mamíferos podían comer insectos y plantas acuáticas, que seguían siendo abundantes. Así que, a medida que los dinosaurios supervivientes fueron a su vez desapareciendo, los mamíferos empezaron a florecer e iniciar una diversificación que les ha llevado a todos los rincones del planeta. Sin la caída de ese meteorito devastador, nunca se habrían dado las condiciones para nuestra propia especie.

laverdad.es